Beryl Markham
Beryl Markham
Beryl Markham

Lev N. Tólstoi

“Cuando una manzana está madura y cae del árbol, ¿por qué lo hace? ¿Por la atracción de la tierra? ¿Porque se ha secado su tallo? ¿Porque la ha secado el sol? ¿Porque el viento la agita? ¿Porque el niño que está debajo se la quiere comer?

Por ninguna de estas causas solas. Se trata de una concurrencia de condiciones en las cuales se produce todo acontecimiento vital, orgánico, elemental. Y el botánico que que descubre que la manzana cae porque su tejido celular se descompone, etcétera, tendrá tanta razón como el niño que, al pie del árbol, dice que la manzana ha caído porque se la quiere comer y ha rezado para ello.  Y quien diga que Napoleón llegó hasta Moscú porque tal era su deseo y que cayó porque Alejandro así lo quiso, tendrá razón y no la tendrá, del mismo modo que la tiene y no la tiene quien afirma que una montaña que esa millones de puds y que ha sido socavada se ha desmoronado porque el último trabajador le ha dado el último golpe con su pico. En los acontecimientos históricos los llamados “grandes hombres” son etiquetas que dan título al acontecimiento y , como las etiquetas, son los que menos relación tienen con el acontecimiento.”

 

Guerra y Paz

Leon Tólstoi

 

La amapola es una flor salvaje y delicada. Ha sido usada desde hace mucho tiempo como símbolo de paz, sueño y muerte. Es una flor especial. No permite ser cortada, se descompone y deshace rápidamente. El brillante colorido y vibración que presenta en el campo no aguanta ni siquiera unos minutos en nuestras manos. Si queremos conservarla, conseguir que permanezca, será necesario elaborarla, trabajarla de tal forma que no se estropee. La naturaleza resultante, imperfecta, será mucho más completa y elegante… y permanecerá.

La amapola, vista de esta manera, es una bonita metáfora del amor y los enamoramientos…

El amor y la belleza son los dos retos fundamentales del ser humano y lleva toda una vida llegar a comprenderlos.

La belleza repara.